Header Ads

Estudio revela que tratar la presión alta mitiga el deterioro cognitivo y la demencia

Llegar a la tercera edad tiene muchas implicaciones, pero quizás una de las más significativas es el deterioro de nuestra salud y vitalidad. La ciencia médica ha tenido importantes avances que pueden prevenir o curar algunas enfermedades que son comunes en nuestra vejes paro existen algunas que todavía continúan como enigmas médicos.

La presión arterial alta es tratada pero aún no cuenta con una cura definitiva y se debe medicar de por vida para mantener un control de la misma, estudios recientes realizados por Universidad de Columbia, presentada en las Sesiones Científicas de Hipertensión 2019 de la American Heart Association revela una relación con el deterioro cognitivo y la demencia para pacientes que no tratan los problemas de presión alta.

La investigación que se realiza en China examinó los datos del Estudio Longitudinal de Salud y Jubilación de más de 11000 personas que vienen siendo vigiladas del 2011 para evaluar la relación de la presión alta con el deterioro cognitivo. Si bien los puntajes generales de cognición generalmente disminuyeron durante los cuatro años, se observó que aquellos sujetos con presión arterial alta no tratada tenían una tasa más rápida de deterioro cognitivo. Esto fue en comparación con aquellos sujetos que no padecían la enfermedad, y los tratados activamente por presión arterial alta. De hecho, el estudio señaló que la tasa de deterioro cognitivo era similar para personas sin presión arterial elevada y todos los que estaban siendo tratados por hipertensión, lo que sugiere que controlar activamente la presión arterial alta puede mitigar directamente cualquier deterioro cognitivo asociado.

Los científicos involucrados en el estudio confían en que los datos obtenidos con adultos chinos sean aplicables para personas de todo el mundo y que también se presente como una conclusión sugerida para monitorear y tratar la presión arterial alta en la mediana edad, una estrategia efectiva para combatir el déficit cognitivo cuando las personas presente una edad avanzada.

Aunque la investigación es observacional y tampoco es la primera que se hace de este tipo, lo que si tienen en común con los otros estudios es la relación directa con el tratamiento temprano de personas que oscilan entre los 40 y 50 años, un tiempo óptimo para prevenir y tratar la presión alta y salirle al paso a los futuros problemas cognitivos.

Fuente:(Sesiones Científicas de Hipertensión 2019)

No hay comentarios.