Header Ads

El enjuague bucal puede reducir los efectos beneficiosos del ejercicio revela investigación científica

En nuestro kit de aseo personal no puede faltar el enjuague bucal una forma efectiva para eliminar las bacterias que causan el mal aliento, soluciones hidroalcohólicas una mezcla de alcohol y agua, también en proporciones bajas se anexa flúor junto con productos antisépticos (clorhexidina, el cloruro de cetilpiridinio, la hexetidina y el triclosan. La mezcla perfecta para destruir los microorganismos que causan mal olor de la boca.

Una investigación hecha por científicos de la Universidad de Plymouth descubrió que el enjuague bucal está directamente relacionado con eliminar bacterias orales útiles, que disminuyen notablemente los efectos cardiovasculares luego de ejercitar nuestro cuerpo.

Cuando realizamos actividad física los vasos sanguíneos se abren, gracias a la producción de óxido nítrico el causante de aumentar el tamaño de los vasos sanguíneos, lo que se conoce como la vaso dilatación, permitiendo que la sangre llegue con más fuerza a los músculos activos.

Según los científicos este comportamiento natural del cuerpo es interrumpido cuando hacemos uso del enjuague bucal con frecuencia debido a que eliminamos bacterias importantes que ayudan a general el oxido nitrico que luego se convierte en Nitrato. Este proceso es importante ya que el nitrito se absorbe a través del tracto gastrointestinal, ingresa al torrente sanguíneo y finalmente se convierte de nuevo en óxido nítrico. Por lo tanto, la nueva investigación se propuso probar una hipótesis que pregunta si esta vía oral de nitrato / nitrito es lo que regula la disminución aguda de la presión arterial observada en las horas posteriores al ejercicio.

23 fueron los voluntarios que hicieron parte de esta investigación donde se demostró que luego de una rutina de ejercicio con duración de media hora, los participantes se enjuagaron la boca con un antibacteriano, el resultado fue un notable efecto reductor de la presión arterial del ejercicio con porcentajes hasta del -60%.

Las afectaciones al nivel de nitro en la sangre fueron evidentes lo que sugiere que esta molécula es clave para generar hipotensión después del ejercicio, y su producción puede inhibirse directamente al interrumpir la actividad de bacterias en la boca.

Las bacterias orales son clave para abrir los vasos sanguíneos, si las eliminamos de forma artificial utilizando enjuagues bucales no se puede producir nitro sustancia encargada de expandir los vasos sanguíneos. La investigación ha revelado los fuertes vínculos entre los metabolitos producidos por las bacterias en la boca y los cambios estridentes en la presión arterial luego ejercitar nuestro cuerpo. También fue posible conocer los efectos sistémicos más amplios de nuestro microbioma oral, la investigación apunta a nuevas vías novedosas para tratar la hipertensión en el futuro.

Fuente: (revista Free Radical Biology and Medicine)

No hay comentarios.